lunes, noviembre 04, 2013

Dance with the devil. Noches de baile y olvido.

Dance with the devil. Noches de baile y olvido

La música inundaba las calles, unas de las más despiertas de toda la ciudad a esas altas horas de la noche. Aún había gente en las colas para entrar a las discotecas a ahogar sus asuntos en alcohol y bailar dejando la razón fuera, para recogerla a la salida.
Entre algún tumulto de personas que se movían al son de canciones interminables, una pobre alma desamparada le pegaba un trago a lo que debía ser su octavo o noveno cubata con más alcohol que refresco. De vez en cuando, miraba a la pista de baile, añorando los tiempos en los que él también era un adolescente irresponsable con la cabeza a pájaros. Ahora sólo era un adulto serio de veintinueve años absorbido por su trabajo como abogado, defendiendo mafiosos y asesinos a cambio de un salario extremadamente elevado. Odiaba su vida y en lo que se había convertido casi tanto como a la mujer que amó mientras ella le engañaba con su mejor amigo después de meterle en aquel negocio. Terminó lo que le quedaba de bebida y pidió otra.


El camarero se la sirvió, pero cuando fue a echar mano de ella, unos dedos finos de uñas negras se lo impidieron. Alzó la cabeza hacia ella y se quedó prendado de su mirada. Sus ojos se encontraron  y los de la joven refulgieron como las llamas.
-No deberías beber más –habló con voz suave y atrayente-. Nadie debería desperdiciar una noche como ésta.
-Déjame, ¿qué más da lo que haga? –gruñó él cuando consiguió fijar la vista en algo que no fuesen aquellos pozos verdes-. ¿Qué importa que esta noche sea especial si mañana todo será igual?
La mujer sacudió su melena pelirroja y le dio un sorbo a su copa de vodka negro, dejando la marca de sus labios rojos carmín. Soltó la bebida en la barra y agarró al hombre de las muñecas, girándole para tenerle frente a frente. Se acercó un poco a su rostro.
-Carpe diem. Quizás mañana algo sea diferente. No presupongas nada antes de tiempo. –La voz de la pelirroja era sensual, casi magnética y, por supuesto, enigmática-. Olvida todo por una vez, no puedes vivir por y para tu trabajo únicamente.
-¿Cómo…?
El hombre se tensó inconscientemente, algo le hacía sentir que esa mujer era peligrosa, aunque no hizo ningún movimiento para soltar el agarre que ésta tenía sobre sus muñecas.
-Sshh, sólo disfruta. Baila conmigo esta noche –dijo tirando de él hasta ponerle de pie-. Tómate unas vacaciones, aléjate de aquí o toma las decisiones que quieras, pero no hoy.
Acabaron en la pista iluminada por luces fosforescentes, balanceándose al ritmo de la música. Él no necesitaba escuchar nada más que la voz de la hermosa mujer que tenía entre sus manos, susurrándole la letra de algo que parecía enturbiar el ambiente, como si se crease una niebla a su alrededor, encerrándoles a los dos. Aunque también podía ser que la cantidad de alcohol que llevaba en la sangre le hiciese ver una realidad algo desenfocada.

-Te invito a bailar esta canción, que te llegue al corazón.
Olvida tus penas y siente el fuego del dolor.
Sin más agarre que la bruma de mis caderas.
Aprende los pasos rápidos de esta canción.
Deja fuera la razón,
Esto es más un rock and roll,
Sólo guerra y pasión.
Te invito a bailar esta canción, que borre todo.
Cierra los ojos y déjate llevar.
Sin más motivo que la magia del infierno.
Aprende los trucos negros de esta canción.
Deja fuera la razón,
Esto es más un rock and roll,
Sólo guerra y pasión.

-Tienes una voz magnética, especial –pensó él en voz alta.
-¿Qué importa eso? –se rió ella quedamente.
-No sé, simplemente se me ha pasado por la cabeza –se unió a sus risas-. Sigo sin saber quién eres.
-Tampoco tiene importancia –negó con la cabeza-. Ahora somos sólo tú y yo. Con la única compañía de la luna llena. Es cuestión del lugar, del momento, de la presencia. Ni nombres, ni recuerdos, ni posibles daños ni heridas mal cicatrizadas.
El encandilado hombre, de repente, como si de un sueño se tratase, notó que había desaparecido el ruido a su alrededor. El aire viciado de la discoteca se había convertido en una corriente de viento fresca y limpia. Estaban en algún lugar en medio de una pradera, con la música de grillos y búhos y el brillo del lucero nocturno sobre ellos.
-¿Cómo…? –medio exclamó asustado.
Se alejó de ella de golpe y se frotó los ojos. Incluso se pellizcó en el brazo hasta poner una mueca de dolor.
-Debo de estar demasiado borracho –dijo sacudiendo la cabeza-. O quizás alguien me ha echado algo en la bebida.
La pelirroja se acercó sigilosamente hasta él. No le dejó tiempo para reaccionar antes de juntar sus labios sabor caramelo con los suyos. Con suavidad, colocó sus brazos en los hombros fuertes de su acompañante y entrelazó sus dedos en su pelo castaño, oscuro como la noche que les envolvía. Dejó que su lengua paseara por su piel suave, pidiendo permiso a su boca para poder entrar en ella.
Poco a poco, él fue cediéndole el paso. Algo dominado por el alcohol y por la pasión que le transmitía la cercanía del cuerpo de la hermosa mujer, deslizó sus manos hasta dejarlas reposar a ambos lados de sus caderas, atrayéndola aún más cerca. Siguieron besándose durante un rato, probándose mutuamente, tanteando los límites del otro, de su espontánea confianza.
-¿Sigues creyendo que es una ilusión, un sueño, un delirio? –le preguntó ella mordisqueándole el labio inferior.
-Pero, si no lo es, ¿cómo es posible? –miró alrededor, aún desconcertado-. Estábamos en la discoteca y, de pronto… hemos aparecido aquí.
Ella ladeó la cabeza, expectante mientras él cavilaba la situación.
-Una noche, un momento, un rostro borroso. Ningún recuerdo, ningún daño –dijo al final con los ojos casi cerrados, perdido en sus pensamientos.
-Eso mismo –asintió la pelirroja, con una sonrisa felina, peligrosa, ardiente.
-Pero, ¿y si después de todo me parece poco? ¿Y si no quiero que acabe así? –preguntó, acariciándole con una mano una parte del cuello que su pelo dejaba al descubierto, mientras la miraba embelesado, intentando ponerle a sus ideas algo más de orden-. Quizás quiero que sea de noche para siempre, no tener que recordar por no haber olvidado nunca. No saber tu nombre, sino todo.
La mujer le miró entre sorprendida y extrañada. Nunca en sus muchos años de vida, existencia, o lo que fuese, le habían propuesto algo así. Ya fuese por instinto de supervivencia, por desconfianza o por alguna otra razón, pero acababan huyendo siempre. Ella era peligrosa. Más que cualquier otra mujer. Su mente solía ser retorcida, llena de planes maquiavélicos; y su corazón, frío, insensible, vacío de sentimientos. Solían. No esa noche.
-Tengo que irme, algo no está bien, pero… –se excusó rápidamente.
-¿Volveremos a vernos? –dijo él, con un tono algo implorante-. ¿Me has intentado convencer de que esto es real, pero ahora desapareces como si tal cosa?
-Lo intentaré; supongo que cuando menos te lo esperes te encontraré de nuevo.
Al igual que antes aparecieron en aquel claro bajo la luna, llegaron a las sombras que había al lado de la puerta de la discoteca. Con la diferencia de que ahora él estaba solo, con un último y cálido beso en los labios. Se apoyó en la pared, pensando que nada de aquello tenía sentido, con la cabeza embotada y aún oliendo el perfume salvaje de la pelirroja misteriosa. Se le ocurrió la idea de volver a entrar y pedirse un par de chupitos de lo más fuerte que tuviesen, para volver a olvidar, pero algo le quemó por dentro sólo de pensarlo. Así que, simplemente, decidió llamar a un taxi de los muchos que pululaban por ahí cerca y marcharse a casa.
Esa noche no durmió demasiado, tampoco las siguientes. En todas sólo pensaba en ella, en la chica de fuego. Sin darse cuenta, la buscaba por la calle. Cada vez que veía a alguien con el pelo de un color parecido, su corazón pegaba un brinco, pero siempre eran falsas esperanzas. Y así, pasó una semana desde que la conoció.

domingo, octubre 27, 2013

Gone

Olvidémonos hasta de nuestros nombres, que sólo importe el aquí y ahora, que no queden recuerdos de todo lo que fuimos y de lo que ya no seremos.


Aprovechemos que hay oportunidades, a pesar de las desilusiones y demasiadas decepciones.

viernes, julio 05, 2013

¿Algo más?

¿Algo más?

¿Qué es el amor más que egoísmo?
Cuando amas, quieres a esa persona para ti.
Que sólo sienta algo por ti.
Que sólo se fije en tu sonrisa, en tus lágrimas...
Quieres ser su mundo y que gire en torno a tus pensamientos...
Que sus sonrisas mágicas lleguen dedicadas únicamente a tus ojos y cualquiera que las vea se convierte en un ladrón, un enemigo.

Por eso, cuando no es así, sientes que vas contracorriente, que todo son zancadillas que quieren hacerte tropezar...
Sentimiento egoísta que queremos tanto como odiamos, que anhelamos tanto como huimos de él... pero todos caemos con sus promesas de felicidad que se truncan en pesadilla tras pesadilla.

martes, mayo 21, 2013

No pidas permiso, pide perdón por haberlo hecho

No pidas permiso, pide perdón por haberlo hecho



En una de esas veces en las que te sientes inferior al -1, es cuando tienes que pensar que pronto todo cambiará. Nada puede hacerte ser diferente, nadie puede ayudarte a ser tu polo opuesto si no pones de tu parte. Sólo busca una razón y deja que las cosas sigan su ritmo modificando su trayectoria.

Poco a poco, paso a paso.

¿Quién habló de destino? Aquél que no se atreve a hablar de personas, aquél que no probó a jugar con las oportunidades, arriesgando lo que tiene para lograr lo que quiere. Alguien que no ha vivido ni ha sabido vivir.

¿Para qué hablar de pasados? Hay que mirar al futuro.

¿Para qué temblar por los recuerdos? Mejor ilusionarse por los sueños.


sábado, abril 13, 2013

Haré

Haré

Le diré al viento que todo está perfecto.
Le diré al tiempo que nada queda dentro.
Le susurraré al destino que no hace frío.

Dejaré los recuerdos a salvo.
Los buenos, los malos, los nuestros.
Dejaré los momentos a resguardo.
Los alegres, los tristes, los nuestros.

Permitiré que se repitan las noches.
Noches de lágrimas y sonrisas.
Permitiré que se abran las heridas.
Noches de curas y dolores.

Le diré al viento que todo está perfecto.
Le diré al tiempo que nada queda dentro.
Le susurraré al destino que no hace frío.

Gritaré al cielo que sólo soy gris.
Días blancos y negros unidos.
Gritaré a quien escuche un por fin.
Días que quedarán perdidos.

Le diré al viento que ya todo está perfecto.
Le diré al tiempo que ya nada queda dentro.
Le susurraré al destino que ya no hace frío.

domingo, marzo 31, 2013

A fuego lento

A fuego lento

Esas ocasiones, cuando te sientes libre de tantas cosas, (no importa cuánto tarde en llegar), son momentos que debes guardar en tu baúl, entre algodones. No los dejes escapar, o si no nunca volverán. Son tan efímeros como los sueños que se fugan cada noche de tu almohada, como los miles de besos que anhelas recibir, más aún que los que deseas dar a esa persona que con cada palabra que te dedica te asciende al paraíso. Encadena con hilos de oro las sensaciones que rozan tu cuerpo, los pensamientos que caminan por tu mente y los sentimientos que acarician tu corazón.
Rememora cada recuerdo que alcances y deposítalos en una cazuela, échale una pizca de sal, una cucharada de azúcar y espolvoréalo todo con los restos de sueños que quedan en tu cama, remueve y a fuego lento, deja que se evaporen. Llenarán la habitación como los acordes de cualquier mágica canción.

sábado, marzo 16, 2013

Volvamos a empezar

Volvamos a empezar

Querría escribir unos pequeños versos de amor,
pero no logro sacar el rencor de mi corazón.

Alguien inteligente ya escribió: 
si el amor se lograse por méritos...
Pero unos siempre tienen más que otros sin razón.
Mientras alguien presume de su posesión,
otros lloran de dolor.

Y quizá todo se resume en una canción
que componemos con cada amargo acordeón
que creamos con nuestro acuchillado corazón.

Quería escribir unos breves versos de amor,
pero todo se queda en intención.

Quien sabe aprovechar ,
nunca le dejaría marchar,
pero ambos sabemos que eso no será.

Sólo un peón más para ganar, 
solamente un juguete más para estropear.

Consecuencias al final,
a bien o a mal, 
dos pierden y uno se queda en el pedestal.

Hay que saber amar,
pero sobre todo saber perdonar,
saber olvidar.

Las oportunidades pasan sin cesar,
si no aceleras las perderás.
Esas jamás esperarán.
Yo aprendí a sentarme y verlas desfilar.
En ocasiones duelen y hacen llorar,
pero te enseñan a esperar.
Sobre todo, te enseñan también a valorar
los motivos para amar.

viernes, enero 18, 2013

Reseña "La casa mágica de la señora Asworth" de Eva Pérez Rodríguez

Sé que tengo algo abandonado el blog, pero no por eso no dejo de pensar en qué traeros. Como últimamente no he escrito mucho, cumpliendo también una promesa que hice cuando gané este curioso libro, os dejo con una, espero, entretenida reseña.

Para empezar, contaré primero cómo conseguí que llegara a mis manos. Fue gracias a un concurso de Facebook que pedía una descripción de la señora Asworth y esto fue lo que salió de mi cabeza:

Una señora alta, de ojos grandes, observadores y verde hoja. De edad indescifrable en su rostro, pero aproximada a los 65 por la inteligencia de su mirada; de pelo blanquecino, media melena con simpáticos rizos. Nariz algo pequeña para su cara, ni muy redondeada ni aguileña, con unas pequeñas pecas cerca de sus ojos vivaces. Tiene los labios finos, siempre con gesto amable, excepto cuando alguien se mete en sus asuntos demasiado, que al tensarse desaparecen en una línea amenazadora. Tiene arrugas, claro, pero de esas marcadas por las sonrisas y tampoco muy destacadas.

Viste de colores llamativos, pero sin parecer rocambolesca, con faldas que vuelan al llenarse de aire y camisas de esas suaves que pasarías el día acariciando. A veces prefiere unos cómodos pantalones para estar en su casa y una vieja chaqueta de lana. También puede ser la más elegante, con esa elegancia silenciosa que hace enmudecer con sólo una mirada.
Tiene una voz suave, pero, cuidado, si se enfada puede ser más temible que la del mismísimo diablo y sin alzar el tono.
Aún así, a pesar de lo dulce que parece ser, guarda secretos, muchos, unos más oscuros que otros. Unos más tenebrosos que otros. Algunos pueden hacer reír, pero otros, quizás, te obliguen a huir despavorido sin querer mirar atrás.

¿Sabéis lo más curioso? Que excepto por el color de ojos y un poco la edad, al leer el libro, mi imagen mental de este misterioso personaje fue bastante parecida. Pero creo que ya he contado más de lo que debería.

Yendo a la reseña en sí, se trata de un libro de aventuras, que te recordará a otros como "Eidolon" o "Kadingir", si los has leído. Va destinado a un público bastante joven al que le guste la fantasía y ser absorbido por mundos llenos de magia. En "La casa de la señora Asworth", hay mucho de esto.

La principal protagonista de esta historia se llama Katia, una adolescente que comienza su verano entrando a trabajar en la curiosa librería "El Dragón Rojo". Todo parece aburrido y normal hasta que aparece una clienta muy especial por la puerta, pidiendo un libro tan especial como ella misma. Esto marcará el principio de una serie de desafíos para Katia y sus nuevos amigos, que deberán salvar, no sólo a los humanos, sino también a Araldor, un lugar que en algún momento fue hermoso y acogedor, ahora desolado y peligroso, repleto de seres que no te gustaría encontrarte bajo ningún concepto y de magos corrompidos por el poder de la magia que rezuma su mundo. Porque, a veces, un verano puede dar mucho de sí. Incluso para enamorarse.

Adéntrate, de la mano de Eva Pérez Rodríguez, en un libro que te hará soñar con puentes entre otros mundos y la literatura, más allá de lo increíble. Porque nunca es tarde para creer en la magia.

Si quieres saber más de la autora, conocida en el mundo cibernético como Nelly, déjate llevar con sus palabras que, enredándote, te abrirán puertas aún por descubrir: