martes, julio 22, 2014

Madness and Goddess

Madness and Goddess

Un grito rompe el silencio de un gran edificio de aspecto oscuro. Un grito que crece hasta estallar las escasas luces de los pasillos vacíos. Es un grito que suena a terror y a locura. Que suena a espanto y perdición.

Nadie sabe cómo, nadie sabe cuándo, ni tampoco el por qué. Pero todos saben que ese sonido significa sangre y muerte. Al menos, mientras lo escuchen, pueden respirar tranquilos porque no serán ellos los que no volverán a salir de la oscuridad. Todavía.

El edificio tuvo un nombre, del tipo que se pone en un panfleto y en las imágenes de promoción. Pero el parecido del lugar con la ciudad de leyenda y pesadillas donde los horrores se suceden, hizo que el mundo lo conociera como Cícero. Cícero, el manicomio para los perdidos.

Sólo una carretera mal asfaltada llega hasta él, apartado del mundo, por donde los encargados de transportar mercancías y pacientes son los únicos que se atreven a transitar. No hay visitas, no hay inspecciones, no importa el control, porque es un viaje de ida sin vuelta. Es un viaje hacia las puertas del infierno.

Hubo una época en la que el hospital psiquiátrico no era más que eso, un hospital para personas con enfermedades mentales. Lo hubiera seguido siendo, pero la llegada de una pequeña niña lo cambió todo. Una niña que sus padres temían como si fuera la peor de sus pesadillas.

Ya han pasado más de veinte años de aquello.

Su nombre es Astarté. Nadie se pregunta si es real o no: no cabe duda alguna de que es ella. La pequeña había crecido hasta convertirse en una hermosa mujer de pelo castaño oscuro y ojos negros como la brea de mirada rasgada. Nada en su cuerpo es imperfecto y su rostro simétrico llama la atención por una marca con forma de estrella en la sien derecha. Pero su belleza es traicionera como una tormenta de arena en la noche desértica. El alma de Astarté es tan oscura como sus ojos y su mente es tan cruel como la del mismo demonio.

Una maldición devora día a día el manicomio por una simple razón. Y es que en Cícero habita la reencarnación de una diosa devorada por la locura.

Es ya de noche cuando uno de los encargados de mantenimiento se atreve a entrar al pasillo a cambiar las luces estalladas, con dos guardias con las armas desenfundadas acompañándole. Es un vano apoyo, porque todos saben que si Astarté sigue en el hospital es porque está donde ella quiere y que nada de este mundo ni de ningún otro es capaz de mantenerla encerrada en contra de su voluntad.

Cuando llegan a la puerta del cuarto de la joven se acercan con temor e intentan no hacer ruido y acabar con aquella tarea lo más rápido posible. Pero el destino a veces se toma la libertad de reírse irónicamente de los juguetes que son para él los humanos. Al bajar de la escalera, el encargado resbala con uno de los rastros de musgo húmedo que salen a tiras por debajo de la puerta de Astarté y choca con uno de los guardias, quien pierde el agarre de la pistola con el golpe, la cual cae, rebotando varias veces contra el suelo.

Los tres se quedan paralizados y se miran con pánico en los ojos. Está todo en silencio, pero empiezan a retroceder hacia la pared opuesta a la puerta. Sus espaldas están a punto de tocar los fríos azulejos blancos cuando se oye el chirrido de unas bisagras.

-Vaya, vaya, ¿qué tenemos aquí? Molestando a estas horas y ni siquiera os dignáis a hacerme una visita.

Hasta sus oídos llega una voz suave y dulce, seductora y fría a la vez. Peligrosa y mortal. Y ante sus ojos aparece la imagen de la perfección, apoyada contra el marco de la puerta de forma despreocupada, con una sonrisa ladeada y los restos de lo que debió ser el camisón para los pacientes convertidos en velos blancos que apenas cubren su piel.

-Vuestros corazones laten muy deprisa, como el de un ratón que está siendo acechado por una serpiente a la que teme. Es divertido. Me gusta. Pero… ¿me tenéis miedo a mí?

Astarté empieza a reír como una niña ante un juguete nuevo y sacude la cabeza y la agacha, aún con una sonrisa alegre en la cara, hasta que el pelo oscuro le cubre el rostro y se calla de golpe. Poco a poco, vuelve a enderezar el cuello, pero la mirada que aparece entre su cabello ya no es entretenida. Ahora es cruel con rastros de locura. Es una mirada hambrienta.

-Hacéis bien en temerme.

Según salen las palabras de su boca, unas ramas surgen de los recovecos de la pared y atrapan a dos de los hombres con fuerza contra ella. Estos gritan hasta que con un giro de la mano, Astarté indica a la planta que les silencie, tapándoles la respiración.

El tercero aprovecha para intentar huir y echa a correr por el pasillo lo más rápido que le permiten sus piernas. Pero detrás de él la diosa se pasa la lengua por los labios mientras extienda la mano en su dirección, saboreando el momento. Y probablemente su próximo almuerzo.

-Creo que es hora de salir a jugar, lindo gatito. Corre y diviértete, Adad.


Un rugido se extiende por el hospital y más allá. El hombre se gira lo suficiente para que sus ojos observen cómo un enorme león salido de la nada se abalanza sobre él antes de sucumbir a la oscuridad. Un último grito rompe el silencio del gran edificio oscuro. Un último grito que crece hasta estallar la bombilla que acababan de cambiar. Un grito que suena a final.



Ante todo, no sabéis cuánto os agradezco a todos los que comentasteis "Pasos de zorro" ^^. 
Como ya dije en el relato anterior *aquí* o/, después de leerlo podéis ir a mi Twitter (@AryaSennel) y darme nombres, ambientación y tema para el del mes que viene. Espero que hayáis disfrutado este y que os haya trasmitido lo que se planeaba que debería transmitir.
Graaaaacias por vuestra atención y... ¡hasta la próxima!

5 comentarios:

Becka Dankwood dijo...

Te soy sincera?
Se me han puesto los pelos de punta. Vale, no es una cosa muy difícil porque soy muy cagona pero en pocas paginas has conseguido crear un aura de tensión y miedo que tela.

Lo malo de estos relatos cortos es que siempre me dejas con ganas de mas xD Tendré que esperar al mes que viene <3333

sandra_futuraescritora dijo...

Wow. Me ha gustado mucho. Has creado, en pocas lineas, una ambientación escalofriante *_______* me encanta.

Hannah; dijo...

ESTE RELATO NO TIENE NINGÚN PERSONAJE QUE SE LLAME HANNAH :(

Como ya te comenté en el mensaje en el que me enseñabas el inicio de este relato... ¡odio tus relatos cortos porque siempre me dejan con ganas de más! Es como saborear un bombón y darte cuenta de que te han robado el resto de la caja. Ais.

Pasando a más formalidades, me ha encantado cómo has logrado captar una esencia tan turbulenta en algo tan breve -- esa mezcla de realidad y ficción, esa aura de historias contadas alrededor de una hoguera, el peso de una leyenda urbana que bien podría ser realidad. Creo que en este tipo de relatos "el tono" es mil veces más importante que la composición, ¡aunque tú lo Bordas en ambos aspectos!

Como punto """negativo""' comentar que he sentido cierto desequilibrio entre el diálogo y la narración, me ha faltado más fuerza en lo primero. Para el próximo relato te animo a que dirijas la atención y la carga de la historia al dialogo: el lirismo de la descripción ya lo bordas, pero hay muchos estilos de relatos breves y creo que sería una delicia para tus lectores (*yay*) verte actuando en otros papeles :3

Un besote.

Martitara dijo...

Me encanta la ambientación!!! Tanto la del lugar físico como la de la atmósfera de terror y la del personaje de Astarté (por cierto, muy bien escogido el nombre). Muy chulo, Ruth! Aunque me sabe a poco... ;P

Dos puntos de nazi-correctora: se te ha escapado un "dignarse a blabla" y es "dignarse blablabla", sin el "a". El otro es que algo no "estalla" otra cosa, algo estalla (él mismo) o HACE estallar otra cosa

Irene Fraile dijo...

Una ambientación escalofriante en muy poco tiempo, enhorabuena :)
No puedo dejar de leer entradas, ¿donde estabas y por qué no conocía tu blog antes?